miércoles, 7 de enero de 2009

QUE SE MARCHEN YA LOS MOROS

Protesta por la invasión marroquí del territorio saharaui.

SAHARA: crimen y vergüenza.

Lo más escandaloso de lo que está pasando en el Sahara, es que puede pasar sin que pase nada.

La impunidad de marruecos no se cuestiona.

La violación continuada de la legalidad internacional, los términos de la Convención de Ginebra y las mínimas normas de humanidad, no tiene consecuencias.

Más bien, al contrario, parece que se premia con acuerdos comerciales preferentes.

Y qué obscenas resultan las frases de algunos políticos repartiendo responsabilidades a partes iguales entre el ocupante y el ocupado, entre el que asedia y el asediado, entre el verdugo y la víctima.

Qué indecente la pretendida equidistancia que equipara al oprimido con su opresor.

El lenguaje no es inocente.

Las palabras no matan pero ayudan a justificar el crimen. Y a perpetuarlo.

No hay comentarios: