viernes, 21 de noviembre de 2008

FG Y ZP


COSAS QUE NO SE DICEN Y POR LO TANTO NO SE SABEN
Corría Diciembre de 1975. El Ejército español se replegaba del Sahara cumpliendo ordenes del Gobierno franquista como después lo ha hecho de Irak cumpliendo ordenes del Gobierno socialista. Entonces abandonamos a los saharauis por orden del Gobierno de Franco, igual que hemos abandonado a su suerte a los iraquíes por orden de Zapatero y acabamos de abandonar a los saharauis en lo que no es más que una continuación de la política iniciada por Franco, seguida por Felipe González y rematada por Zapa-tero.

Pero la de nuestra relación con los saharauis es una historia de traiciones, iniciada por el franquismo y continuada por el socialismo.

El 2 de abril de 1983 Felipe González recibía la primera condecoración de su carrera de manos de Hassán II de Marruecos como agradecimiento a la comprensión y afinidad de González con las tesis marroquíes.

Sin embargo, veinte años antes, Felipe González era un firme defensor del pueblo saharaui frente a la traición franquista y su entrega del territorio al Gobierno reaccionario de Marruecos.

Felipe González, en su visita al Sahara Occidental en noviembre de 1976, había pronunciado el siguiente discurso:

«“Hemos querido estar aquí hoy 14 de noviembre de 1976 para demostrar con nuestra presencia, nuestra repulsa y nuestra reprobación por el acuerdo de Madrid de 1975 (entrega del Sahara a Marruecos y Mauritania).

El Pueblo Saharaui va a vencer en su lucha, y va a vencer, no sólo porque tiene la razón sino porque tiene la voluntad de luchar por su libertad.

Quiero que sepáis que la mayor parte del pueblo español, lo más noble, lo más bueno del pueblo español es solidario con vuestra lucha.

Para nosotros no se trata ya de derechos de autodeterminación, sino de acompañaros en vuestra lucha hasta la VICTORIA FINAL.

Como parte del pueblo español, estimo una vergüenza que el Gobierno no haya sólo hecho una mala colonización sino una peor descolonización, entregándoos en manos de gobiernos reaccionarios como los de Marruecos y Mauritania.

Pero debéis saber que nuestro pueblo también lucha con ese gobierno que dejó en manos, al pueblo saharaui, de gobiernos reaccionarios.

A medida que nuestro pueblo se acerca a la libertad, será mayor y mas eficaz el apoyo que podamos prestar a vuestra lucha.

El partido (PSOE) esta convencido de que el Frente Polisario guía recto hacia la victoria final del pueblo saharaui y está convencido también que vuestra república independiente y democrática se consolidará sobre vuestro pueblo y podréis volver a vuestros hogares.

Sabemos que vuestra experiencia es la de haber recibido muchas promesas nunca cumplidas. No quiero prometeros algo sino comprometerme con la historia. Nuestro partido estará con vosotros hasta la victoria final”»

Bonitas palabras. A pesar de tan solemne promesa de “comprometerme con la historia”, las posturas realmente mantenidas por ex presidente González y por el entonces nuevo secretario general Zapatero en su visita al Reino de Marruecos han consistido en aliarse con las tesis alauitas del Plan Baker, que no aboga por el referéndum para la autodeterminación. En noviembre de 2001 el Secretario General del PSOE, Rodríguez Zapatero, se negaba a recibir al Frente Polisario para no enemistarse con Marruecos.

Al final, la única postura que hubiera reparado la traición española era la de Aznar, que siempre ha mantenido su apoyo a un referéndum y al derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui, manteniendo la postura de que el Sahara nunca ha tenido relación ni dependencia alguna con Marruecos, tal como fue refrendado por el Tribunal Internacional de La Haya, que dictaminó el 16 de octubre de 1975 que Marruecos no tiene soberanía sobre los territorios del Sahara y por una reciente resolución de la ONU donde no se le reconoce a Marruecos la condición de país administrador de los territorios del Sahara y, por lo tanto, se le niega también cualquier capacidad de disponer de sus riquezas, como puede ser el petróleo, los fosfatos (el mayor yacimiento a cielo abierto del mundo) o la pesca (el mayor caladero del mundo, hoy sobre-explotado y arrasado).

Insisto en el párrafo inicial. El ejercito se retiro del Sahara cumpliendo ordenes del Gobierno franquista como hoy lo ha hecho de Irak cumpliendo ordenes del Gobierno socialista. Entonces abandonamos a los saharauis por orden del Gobierno de Franco, igual que ahora hemos abandonado a su suerte a saharauis e iraquíes por orden de Zapatero.

El paralelismo de sus actuaciones entre Franco y Zapatero son evidentes.

No hay comentarios: