domingo, 8 de junio de 2008

La RASD quiere delimitar su territorio y exponerlo ante la ONU

LA RAZON ES DE LA RASD
El coordinador del Frente Polisario con la Misión de Naciones Unidas para la realización de un Referendum de Autodeterminación en el Sáhara Occidental (Minurso), Mohammed Khaddad, ha manifestado a ACN Press que la autoproclamada República Arabe Saharaui Democrática (RASD) quiere llevar a la ONU la cuestión de la mediana entre Canarias y la costa africana y “delimitar la Zona Económica Exclusiva” (ZEE) con el Archipiélago en las costas de la antigua colonia española.
Khaddad subrayó a esta agencia, tras participar la semana pasada en Madrid en un seminario sobre el futuro del Sáhara Occidental, que aunque la RASD no tiene el control dichas costas “al estar ocupadas por Marruecos”, la delimitación al sur del paralelo 27º 40′ en que se encuentra el límite norte del territorio en disputa en la ONU entre Marruecos y el Frente Polisario “debe hacerse con nuestro consentimiento” y “beneficiaría enormemente a Canarias en la explotación de los recursos naturales y el petróleo que pueda haber en esas aguas”.
En este sentido subrayó que el Parlamento saharaui podría emitir próximamente una declaración al respecto que sería inmediatamente remitida a la ONU y asimismo subrayó que, frente al criterio que alguna vez ha expresado Marruecos de trazar la mediana a partir de la costa continental africana -lo que reduciría el espacio que correspondería a Canarias- y las reticencias que siempre ha expresado al respecto, en el Frente Polisario y en la RASD “somos partidarios del principio de equidistancia”.
“Comprendemos el interés del Gobierno de Canarias en tener delimitados sus espacios marítimos y en extraer petróleo de sus aguas”, manifestó Khaddad, “pero en la ONU debe quedar claro que al sur del paralelo 27′ 40 la negociación no la pueden llevar con Marruecos”.
La delimitación de aguas al sur del paralelo 27º 40′ no afectaría en principio a los permisos para realizar prospecciones petrolíferas a que Repsol fue autorizado en 2002 por el Gobierno de José María Aznar y que fueron posteriormente paralizados por un auto del Tribunal Supremo al existir un defecto de forma al no solicitarse informes de impacto ambiental.
‘CANARIAS 1 A 7′
Y es que las cuadrículas ‘Canarias 1 a 7′ a que se refieren dichos permisos fueron solicitados entre las costas de Lanzarote y Fuerteventura y la costa de Tarfaya, que se encuentra al norte del paralelo citado y que, a diferencia del Sáhara Occidental, forma parte del territorio internacionalmente reconocido a Marruecos.
No obstante, y como se recordará, en las costas, más al sur, del territorio en disputa con Marruecos, el Reino Vecino ha encargado diversas prospecciones petrolíferas desde octubre de 2001, si bien algunas empresas como la francesa Totalfina Elf o la norteamericana Kerr Mcgee se retiraron: la primera de ellas, a la que se le concedió la zona de Villacisneros adujo razones comerciales para irse a finales de 2004, mientras que KerrMcGee, tras encontrarse con una campaña internacional en contra, y la negativa a colaborar con ellos de empresas públicas noruegas, terminó por retirarse en 2006.
La cuestión ya había sido fue objeto de un polémico dictamen del entonces asesor jurídico de Naciones Unidas, el sueco Hans Corell, quien en enero de 2002 recordó que Marruecos no tiene siquiera la condición formal ‘Potencia Administradora’ del territorio y que cuestionaba los permisos de exploración
CRISIS CON MARRUECOS
En cuanto a los permisos solicitados por Repsol frente a Lanzarote y Fuerteventura, cabe recordar que su autorización por el Gobierno de Aznar fue causa de una dura nota diplomatica de Marruecos que situó la crisis entre ambos estados en la Navidad de 2001 en uno de sus puntos más álgidos, si bien fue el enfrentamiento por la Isla Perejil, en el mes de julio siguiente, el que dio lugar a la tensión más extrema.
En aquellos días siempre se manifestó públicamente desde el Gobierno que los permisos solicitados por Repsol se encontraban más cerca de Lanzarote y Fuerteventura que de Tarfaya “si se aplicaba el principio de equidistancia” y no el de la plataforma continental
Por el contrario, desde el Gobierno español asimismo se afirmaba entonces, aunque en privado, en relación con los concedidos en aguas del Sáhara Occidental, que, con independencia del estatuto jurídico del territorio y de sus consecuencias legales, alguno de ellos, como el concedido a Kerr Mc Gee frente a Bojador, podría no respetar el principio de equidistancia.
“SEGUIR DANDOLE VUELTAS”
También cabe recordar que, pese a haber vuelto a suscitarse la cuestión en estos días, tras la llegada al poder del PSOE, el Gobierno de Rodríguez Zapatero volvíó a tener sobre la mesa del Consejo de Ministros la autorización de los permisos entre Canarias y Tarfaya, aunque nunca dio el paso de darles luz verde
El Gobierno prefirió eludir la cuestión, pese a los informes favorables del ministerio de Industria y Energía. Aunque desde el Ejecutivo se argumentaron entonces oficialmente razones medioambientales y el cumplimiento del programa electoral del PSOE, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, no ocultó a ACN Press en aquellas fechas que se trataba de una cuestión “delicada” por sus repercusiones internacionales y que era necesario “seguir dándole vueltas” a la cuestión.

No hay comentarios: