sábado, 29 de marzo de 2008

CARTA AL DESCENDIENTE DEL PROFETA



MOHAMED VII, EL DEMOCRATA

Un personaje que se erige en el adalid de la democracia en un país islámico. Que habla hacia la galería de los países demócratas de la tierra. Solicitando ayudas para combatir la pobreza de su país. Ayudas que nunca llegan a sus súbditos y estos continúan huyendo en masa con una emigración ilegal, tapada con la palabra subsaharianos. No podía ser menos con los periodistas que le dicen las verdades, sean del país que sean.

Si eres periodista en marruecos y dices la verdad de lo que esta ocurriendo en ese país, a la cárcel. Con suerte puedes que sigas vivo o probablemente desaparezcas.

Ahora bien, si eres un periodista extranjero y dices la verdad de lo que ocurre en la “Dictadura islámica”, pues te detienen y te ponen en un avión para que te marches del país. Ya el colmo, es que ese periodista hable de los problemas del Pueblo Saharaui. Aquí ya llegas al enfrentamiento con el gobierno de la dictadura-marroquí, por no estar en su sintonía.

Si hablas de algo que no entre en las ideas preclaras de esa dictadura marroquí. Te conviertes inmediatamente en su enemigo. Y por lo tanto, ni se te ocurra ir de visita a esa dictadura. Estas en las listas de personas non gratas en todos sus aeropuertos.

Puedes comprar el billete de avión y efectuar el viaje. Pero no te dejaran bajar del avión y te reenvían de nuevo a tu país de origen.

La libertad de expresión en esta dictadura marroquí, es una mentira como todo lo que dice ese gobierno dirigido por el dictador que se autoproclama descendiente de mahoma.

Ese país llamado marruecos, esta haciendo lo mismo con los Saharauis, que China esta ejecutando con el Tibet. Lo que ocurre es que en el Sahara no van ha celebrarse las Olimpiadas y por eso no se dice nada.

Y si dices algo, estas en contra del vecino. Y al vecino, en este país, se le tiene miedo o respeto. Pues hasta ahora, este país solo hace lo que le exige el dictador marroquí.

Y sigo llamándole dictador, pues es lo que es. Hasta que demuestre públicamente lo contrario. Y mientras en este país siga existiendo la libertad de expresión, espero que no me reenvíen a otro.

Yo por descontado, no visitare, ni se me ocurre, un país dirigido por dictadores. Y convoco a todos los demócratas de España, a no visitar marruecos, donde el pueblo esta subyugado a los disparates de un dictador.

Yo convoco a los empresarios, a no invertir en un país donde existe una dictadura. Y menos a invertir en un territorio ocupado por la fuerza, como el Sahara. Les recuerdo a los empresarios, que mas tarde o mas pronto, el Sahara, terminara siendo recuperado por los verdaderos saharauis. Y por supuesto, que todos los empresarios que hayan explotado las riquezas del Sahara, pagando a marruecos, pasaran a estar en la calle inmediatamente. Es lógico. Es de razón, que en ese momento, les pongan de patitas en la calle.

Ahora tenemos que esperar a que el señor ministro de España diga algo, con la expulsión de un periodista español, ordenada por la dictadura marroquí.

Pero, no espero que diga nada. No es de su interés, ni los saharauis ni los españoles. Así que sigan bailándole el agua, a un país desde donde vinieron los terroristas del 11M. País que nos ayuda tanto con los terroristas musulmanes. País que nos envía en pateras a los menores de sus súbditos, para que los criemos nosotros y corramos con todos los gastos. Mientras sus dirigentes, están de viaje por todos los Casinos del Mundo, donde se gastan la fortuna creada con el dinero que le envían los demás países para que ayude a su pueblo.

Sigan enviando dinero y cuidándoles a los menores. Que así nos va y pronto nos darán la próxima cachetada en los morros.

Ismael Baez de Martin Vera

No hay comentarios: