miércoles, 10 de octubre de 2007

El Sahara, España y los Estados Unidos

"...¿Cuáles son los intereses del gran policía norteamericano en este sector? Una vez analizados en Washington, se llega a la conclusión de que España es "amiga" y Marruecos también. Mauritania no importa. No tiene, todavía, capacidad de incordiar. Pero Argelia es otra cosa. Argelia s el enemigo número uno de la zona. Con diferencias de matiz, los sistemas sociopolíticos marroquí y español están definidos por algún tiempo en una determinada dirección, sobre todo en el caso marroquí. (Pensar lo contrario puede producir escalofríos en Washington). Argelia, por muy a su modo que se quiera, es - a los ojos del inquisidor norteamericano - una sociedad revolucionaria.
Las conclusiones son obvias: un Estado saharaui formalmente independiente (ni siquiera nos podemos fiar del control neocolonialista español sobre él, piensa Washington) caería a corto o medio plazo bajo la órbita argelina, principal potencia de la zona, con lo que habría nacido otro Estado opuesto a Washington. Probable es - sigue el coloso yanqui pregonando - que los rusos, por inmediata regla de tres, obtengan bases en el futuro estado. No importa que muchas de las veces que Washington informa que los soviéticos tienen bases en tal o cual país árabe (último ejemplo, Somalia) sea falso. No importa el hecho de que la mayoría de los países árabes sean tan anticomunistas como los EE.UU. La conclusión extraída hay que imponerla. Y, en este caso, consiste en que no debe haber ningún país formalmente independiente. La única garantía de que los soviéticos no se extiendan es que el hoy denominado Sahara español sea entregado a Marruecos"

No hay comentarios: